El Ayuntamiento de la Vila Joiosa restaura las estructuras hidráulicas y agrícolas antiguas del entorno del Molino Real de la Llobeta

La acción forma parte de la estrategia de potenciar la recuperación y catalogación del patrimonio etnográfico mueble, inmueble e inmaterial que se está desarrollando desde la concejalía de Patrimonio Histórico

Facebook logo    Twitter logo

El Ayuntamiento de la Vila Joiosa, a través de la empresa Terraferma, ha iniciado los trabajos de restauración del entorno del Molino Real de la Llobeta, bajo la dirección de Vilamuseu.

Se ha desbrozado toda el área, eliminado algunas plantas cuyas raíces estaban afectando a las estructuras, y se está restaurando y reintegrando con piedra del lugar la arquitectura de mampostería de piedra seca y de obra de mortero antiguo. Se trata de una primera intervención necesaria para la apertura al público de esta parte del parque del río de la Vila, ya que ha permanecido vallada por el daño que tenían las estructuras. En una posterior fase se explicará el complejo mediante paneles interpretativos accesibles.

La restauración está teniendo en cuenta criterios didácticos, dejando a la vista la forma de construir parte de algunas estructuras que estaban deterioradas, como la acequia del lavadero de grano. Los trabajos dejarán a la vista, con las correspondientes medidas de seguridad, elementos que habían permanecido ocultos durante muchos años, como los largos túneles de la cacau, que corren por debajo del edificio hasta las aspas que movían el molino, o el profundo pozo del cup, cuya espectacular caída permitía imprimir fuerza al movimiento de las aspas.

Las informaciones más antiguas de esta instalación harinera preindustrial son de la primera mitad del siglo XVII, en plena "Pequeña Edad del Hielo", un siglo frío y de graves sequías en el que la red hidráulica se desarrolló para aprovechar al máximo la escasa agua. Como molino de una villa real, sus rentas pertenecían a la Corona.

El Molino usaba el caudal de la acequia de Les Puntes, que se conserva, y permaneció en funcionamiento hasta comienzos del siglo XX. Después continuó como casa de labor. En 2010 ya se realizaron trabajos importantes de limpieza, consolidación y restauración del molino y su entorno gracias a un Programa de Formación de Operarios desarrollado por la Concejalía de Patrimonio Histórico con la Universidad de Alicante.

Este importante complejo etnográfico, declarado Bien de Relevancia Local, está integrado por una red de acequias, alcavones, balsas, túneles, pozos, pilas, bancales, aliviaderos, cuadras y otras estructuras.

La acción forma parte de la estrategia de potenciar la recuperación y catalogación del patrimonio etnográfico mueble, inmueble e inmaterial que se está desarrollando desde la concejalía de Patrimonio Histórico, y que en la Vila Joiosa es tan importante como su espectacular patrimonio arqueológico e histórico.

Totes les imatges

Notícia publicada el 31 de Juliol de 2020